MESA DE EMERGENCIA. COMUNICADO.

860

En el mediodía de ayer se llevó a cabo una nueva reunión de la Mesa de Emergencia para abordar el documento de recomendaciones generales para el desarrollo de actividades en temporada estival en contexto de pandemia N°4 de la Unidad de Promoción Interministerial de Entre Ríos; como asimismo la necesidad de abordar la problemática de las reuniones masivas que se dan por las fechas festivas de final del año en nuestra ciudad.

Contexto epidemiológico.

En primer lugar los integrantes analizaron que a nivel de contagios e incidencia de casos confirmados en relación a la población, San Salvador, se ha mantenido con uno de los niveles más bajos de Entre Ríos. De acuerdo a los datos reportados por el sistema sanitario local, al 28 de diciembre, existe una mínima cantidad de casos activos y en el clasificador de zonas que emite el COES provincial se ubica a la ciudad en la Categoría 1 como zona sin casos o con casos esporádicos.

Contexto sanitario.

En el efector local, Hospital San Miguel, no hay actualmente ocupación de camas destinadas a tratamiento COVID-19. No obstante, no se puede perder de vista que la ciudad tiene como centro de referencia Hospital Masvernat de Concordia para el traslado e internación de casos COVID-19 en UTI. Allí, el nivel de ocupación de camas, de acuerdo al último reporte publicado, es del 70% de las camas UTI.

Necesidad de continuar con los cuidados. Estrategia local.

Los integrantes de la Mesa han considerado que para mantener un contexto como el actual es fundamental que se sigan adoptando medidas de prevención sanitaria y realizando el trabajo de detección temprana de casos y sus contactos estrechos para su aislamiento. De modo tal que no alienta ningún tipo de fiestas que generen aglomeración de personas.

No obstante, la realidad y la actual etapa de pandemia, imponen analizar los indicadores epidemiológicos, y además otros factores sociales y conductuales locales que influyen en este proceso.

El documento de recomendaciones referido arriba, analiza la realización de Fiestas Populares y de Eventos Masivos, desaconsejando las primeras y desalentando los segundos pero proponiendo para éstos, lineamientos generales.

Señala la necesidad de establecer un equilibrio entre lo recomendable y lo posible; también señala que los encuentros juveniles movilizan cantidades de personas y de grupos que podrían considerarse de bajo riesgo (en cuanto a complicaciones e internaciones debidos a COVID-19); y que si bien se realizan en espacios abiertos, en ellos no se respeta el distanciamiento ni otras medidas de cuidado (como no compartir vasos, uso de barbijos, etc.); y, agrega, que esos encuentros -sin habilitación ni protocolo-, denominados “fiestas clandestinas”, pueden aparejar diversas derivaciones negativas.

Es por ello que el documento propone como alternativa viable que posibilite la disminución de los riesgos, la utilización de estrategias locales que permita contemplar la realidad de los jóvenes.

Sin perjuicio de ello, la Mesa de Emergencia, considera que cualquier estrategia local no debe llevar a la violación del DNU Nº 1033/20 y es por ello que estima que no se deben habilitar boliches o eventos bailables, toda vez que, sólo pueden realizarse las actividades que posean un protocolo de funcionamiento aprobado por la autoridad sanitaria provincial; y la actividad de los boliches o eventos bailables no tienen ningún protocolo aprobado ni habilitación por normas provinciales.

Ahora bien, atendiendo a que el mismo DNU, autoriza las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre siempre que las personas mantengan distanciamiento, utilicen tapabocas y cumplan las recomendaciones de las autoridades sanitarias Provinciales y Nacionales, desde la Mesa de Emergencia, como estrategia local para poder establecer un equilibrio entre lo recomendable y lo posible, sólo para los días 30 y 31 del corriente, se propone disponer de espacios públicos al aire libre que permitan a los concurrentes mantener el distanciamiento y se recomienda a los jóvenes el cumplimiento de todas las medidas de prevención sanitaria.

Responsabilidad individual y social

La responsabilidad individual y el compromiso social, son la única herramienta infalible para que sigamos haciendo frente a la pandemia con una situación epidemiológica estable.

Es por ello que se recomienda a los eventuales asistentes a esos espacios mantener distanciamiento, realizar higiene de manos, no compartir vasos y usar tapabocas en quienes no mantengan la distancia.